Si alguna vez te encuentras en California, Arizona, Nevada, Utah o Texas con un estómago quejumbroso, tu prioridad inmediata debe ser llegar a la In-N-Out más cercano . Una vez que le dé un gran mordisco a su hamburguesa, no tendrá ninguna duda de que ha encontrado su obsesión más nueva (y más sabrosa). Hay muchas razones por las que In-N-Out vale totalmente su tiempo (y dinero).



1. No arruinará el banco

cerveza, té, café, pizza

Caroline Ingalls



In-N-Out es asequible - me gusta De Verdad asequible. En comparación con los competidores, definitivamente se lleva la victoria en esta categoría. Aunque los precios varían un poco de un lugar a otro, siguen siendo mucho más bajos que otros lugares de comida rápida. Una hamburguesa clásica cuesta en promedio $ 2.10, mientras que Whataburger cuesta aproximadamente un dólar más. Five Guys y Shake Shack son aproximadamente tres veces más. Me quedo con los dos dólares.

Algunas otras opciones son la hamburguesa con queso a $ 2,40, la doble-doble a $ 3,45 y las papas fritas necesarias a un mísero $ 1,60. Podrías alimentar fácilmente a dos personas por menos de diez dólares.



2. El menú es tan simple

lechuga, patatas fritas, carne, verduras

Caroline Ingalls

No sé ustedes, pero cada vez que salgo a comer, echo un vistazo al menú y de repente me vuelvo incapaz de tomar una decisión sobre qué comer. Afortunadamente para mí y para todos los que tienen el mismo problema, el menú que se muestra en In-N-Out tiene solo cuatro opciones.

La hamburguesa tiene evolucionado a lo largo de los años, pero In-N-Out nunca deja de ofrecer una comida clásica y sin esfuerzo. Han tenido éxito con eso desde que abrieron por primera vez en 1948.



3. Los ingredientes son siempre frescos

lechuga, tomate, hamburguesa, pan, tocino, queso cheddar, queso

Alex Frank

A pesar de que el precio es totalmente asequible, In-N-Out no escatima en los ingredientes que utiliza. Sus empanadas de carne están libres de aditivos, rellenos y conservantes y las papas fritas son igualmente frescas. De hecho, cada ubicación de la tienda recibe envíos de papas que se cortan individualmente en la tienda. He visto a los empleados presionar papas a través de la rejilla de corte justo enfrente de mí.

Hay un gran énfasis en saber de dónde proviene la comida y qué se le agrega. Si de todos modos va a comer comida rápida, al menos In-N-Out está abierto sobre los orígenes de sus ingredientes.

4. Sus restricciones dietéticas están cubiertas

ternera, ensalada, lechuga

Elisa Djuhar

Esta flexibilidad es una de mis cosas favoritas de In-N-Out. Ya sea que no tenga gluten o sea vegetariano, los empleados están felices de omitir cualquier ingrediente que le impida ser un cliente satisfecho.

De hecho, puedo dar fe de la calidad de estas hamburguesas modificadas. Mi papá no come carne roja, así que pidió un 'queso a la parrilla', también conocido como una hamburguesa con queso sin la hamburguesa de carne. Accidentalmente intercambiamos comidas y yo estaba a la mitad de su hamburguesa antes de darme cuenta de que no había carne en ella. Los otros ingredientes son tan sabrosos que ni siquiera notas que falta uno.

5. El menú secreto cambia la vida

patatas fritas, salsa, carne, bistec, ternera, queso

Catherine Willey

Ahora, la razón por la que dije que solo había cuatro elementos en el desplegado menú se debe a que In-N-Out también tiene un menú no tan secreto . Además de las opciones alternativas más conocidas, los fanáticos han descubierto aún más combinaciones para probar.

¿El truco más clásico? Estilo animal. Al ordenar su hamburguesa o papas fritas de esta manera, recibirá la deliciosa adición de cebollas asadas y su salsa secreta. La salsa recibe tanto cariño que puedes pedir paquetes extra. ¿Tienes demasiado miedo de probar estas opciones? Al menos opte por las cebollas asadas en lugar de crudas porque es un cambio de juego.

salsa de tomate, sándwich, lechuga, pan, papas fritas, perrito caliente, queso

Alex Frank

que conseguir en chick fil a

He tenido mucha suerte de ser un cliente frecuente de In-N-Out a lo largo de los años. No voy a mentir, la distancia cercana de un In-N-Out al campus de una de mis últimas tres opciones universitarias casi me convenció. Desafortunadamente, ahora tengo que conformarme con retiros de un mes hasta los descansos.

Para aquellos que nunca han estado en In-N-Out, hágase un favor y conviértalo en una prioridad. Y para aquellos que son lo suficientemente bendecidos como para tener uno cerca, no lo den por sentado.