Cuando cumplí 16, trabajé como empleado de Chick-fil-A durante apenas cinco meses en mi ciudad natal. Fue durante este tiempo cuando me di cuenta de que trabajar en comida rápida no era para mí (pero guardaremos esa historia para otro momento). Aún así, cinco meses fue suficiente para poder reunir estos secretos detrás de escena y trucos de Chick-fil-A. Así que deléitese con estos datos y consejos de expertos: su experiencia Chick-fil-A acaba de mejorar mucho.



1. Pide un helado de galletas

Me siento obligado a agregar esto porque ya no están en el menú, pero los restaurantes aún tienen todos los ingredientes para hacerlos. Estos son extremadamente buenos y no son el tipo de elemento secreto del menú que molestará muchísimo a los empleados que prepararon su pedido.



2. Obtenga un sándwich más fresco cada vez

Las patatas fritas y los sándwiches básicos de pollo se preparan constantemente y se mantienen bajo una lámpara de calor. Y para ser justos, la tasa de rotación es bastante rápida, pero si desea que su sándwich esté recién hecho, pida algo especial. Obtenga el sándwich de lujo o el picante de lujo, agregue queso, agregue encurtidos, agregue cualquier cosa. Pedir detalles requiere que el personal prepare un sándwich especialmente para usted, por lo tanto, está recién salido de la freidora.

3. Los batidos de chocolate son algo ... falsos

No estoy seguro de si este es un estándar de la industria de la comida rápida, pero nuestros batidos de chocolate se hicieron con helado de vainilla con algunas bombas de jarabe de Hershey. Me decepcionó un poco cuando me enteré. Esperaba un helado de chocolate de verdad.



4. La persona que está dentro del traje de vaca probablemente esté llorando

Durante un par de eventos, tuve el placer (¿desgracia?) De estar dentro del traje de vaca. Sí, metieron a los empleados habituales de la cocina allí. Hacía un calor extremo e insoportable por dentro.

Un día, en medio del calor del verano de Texas, la señora a cargo del traje de vaca me dijo que fuera a buscarla si necesitaba un descanso. Pasé unos 30 minutos buscándola y no pude encontrarla por ningún lado. Tenía tanto calor y claustrofobia que empecé a llorar. Lo que es peor, no podía secarme las lágrimas o el sudor que me caía por la cara, así que me hizo llorar más fuerte. Afortunadamente, nadie lo supo.

¿Es malo comer cáscaras de naranja?

Es gracioso pensar que probablemente haya fotos mías en alguna parte, posando con niños pequeños, y sin que el mundo exterior lo sepa, llorando a gritos.



5. Tienes acceso a salsas ilimitadas

A diferencia de McDonald's, que cobra por salsas extra por alguna razón, las salsas de Chick-fil-A son gratuitas e ilimitadas. El empleado puede negarse si pide un número extravagante, pero si es lo suficientemente valiente, puede probar cada salsa de una vez.

6. Haga sus papas fritas bien hechas

Esto es, con mucho, lo mejor que aprendí durante mi tiempo en Chick-fil-A. Puedes pedir tus papas fritas bien cocidas y se fríen dos veces. También puedes pedirlos tres veces fritos, pero nunca lo he probado.

La forma de gofre de las papas fritas es perfecta para esto porque el exterior se vuelve más crujiente y el interior se mantiene suave y súper papa. Ordeno mis papas fritas así cada vez. También es la mejor manera de asegurarse de obtener las papas fritas más frescas posibles.

Aunque mi tiempo como empleado de Chick-fil-A fue corto, sigue siendo un gran entorno para trabajar y los empleados son tratados muy bien. Lo recomiendo totalmente para un primer trabajo, o incluso si ya está trabajando en comida rápida y desea mejorar su experiencia. Entonces, eres bienvenido a la primicia, o debería decir, fue un placer.'