Aunque este licor de esmeralda se asocia con alucinaciones, Van Gogh cortándose la oreja y prohibición, creo que la historia le ha dado mala reputación a la absenta. Lo probé por primera vez en Praga después de que mi padre me llevara a un bar Absinthe a tomar unos tragos.



¿Cuánto cuesta una membresía de gimnasio equinoccio?

Había visto el cuadro de Degas L'Absinthe durante años, pero no me enganché hasta que lo rechacé y llevé algunas mini botellas a los EE. UU. (No se preocupe, es legal). Aquí hay cinco razones por las que esta joya francesa debería regresar, además de ser mucho más genial para beber en una fiesta que Bacardi o Smirnoff.



1. El sabor es fuerte pero delicioso.

cerveza

Mackenzie Patel

La forma francesa de beber absenta es gotear agua sobre un terrón de azúcar para obtener una mezcla diluida. Sin embargo, ya que estoy en la universidad, recomiendo tomar uno o dos tragos de absenta (no más) por el sabor puro. Adoro el regaliz negro y el anís, así que probarlos en un licor transforma una fiesta de normal a estelar. Esta bebida es para el paladar atrevido y la lengua intrépida, por lo que si está de humor para deshacerse de las bebidas mezcladas, esta es la oportunidad para usted.



2. Se necesita menos alcohol para sentir los efectos

cerveza, refresco, vino, cóctel, ginebra, licor, hielo, agua, vodka, alcohol

Mackenzie Patel

¿Quieres la bruma borracha de una fiesta sin gastar dinero en cerveza y vino de baja calidad? Absinthe será su socio rentable en el crimen pseudo-francés. La absenta que compré en Italia es del 70%. alcohol por volumen —Un aturdido, por decir lo menos. Una o dos tomas y tu zumbido nocturno no se desvanecerá hasta media mañana. ¿La mejor parte? Una botella pequeña de absenta cuesta alrededor de 3 euros. El único inconveniente es encontrar mini botellas para comprar en su tienda de licores local en los EE.UU.

cómo hacer tus propias barras de rx

3. Se han desmentido los mitos sobre la absenta

licor, vino, cerveza, alcohol

Mackenzie Patel



Por fin, la puerta psicodélica a la absenta se ha desquiciado: no se “tropezará” después de beber pequeñas dosis del licor. Muchos estudios han explorado las propiedades de la absenta y la afirmación de que hace alucinar a los bebedores. La tuyona, un ingrediente del ajenjo que se usa para hacer absenta, a menudo se consideraba la propiedad alucinante. La tuyona es peligrosa en dosis altas, pero morirás de intoxicación por alcohol antes de consumir suficiente absenta para alucinar. Por experiencia, no ha sucedido nada extraordinario después de beber absenta, excepto que me volví menos antisocial y un ser humano más agradable.

4. Las botellas son muy fotogénicas

cerveza

Mackenzie Patel

¿Has visto esas botellas Art Nouveau? Me siento como un conocedor del arte cada vez que saco los vasos de chupito. El líquido cristalino se derrama —el obturador de mi Canon hace clic— y tengo una fotografía digna de la revista Bon Appétit. Aunque la absenta que compro es barata y se parece a la Listerine verde, las más caras tienen tonos esmeralda intensos. Alphonse Mucha , pintor checo de principios del siglo XX, es famoso por sus sinuosas representaciones de duendes de absenta. Caprichoso, misterioso y un poco tabú, el licor y la obra de arte son un dúo visualmente agradable.

qué hacer con el aceite de freír usado

5. Conviértete en una pintora, escritora o actriz inspirada en la década de 1920

Si eres un creador que anhela ser el próximo Picasso o Toulouse-Lautrec, esta podría ser la bebida para ti. Abundan las referencias culturales a la absenta, y no es casualidad que la mayoría artistas inspirados en los años 20 pintó y escribió sobre el Hada Verde. No estoy abogando por emborracharse con absenta todas las noches, sino que lo saque para ocasiones especiales en las que la inspiración se esconde. ¿Quién sabe qué trazos saldrán del pincel?

Sobre todo, el resurgimiento de la absenta traerá una apreciación elegante del licor a los campus universitarios. ¿Cuál es el punto de emborracharse con los tragos de Malibu cuando no estás saboreando el sabor o la historia de la bebida? Puede que la absenta no sea inocente, pero cuando se consume de manera responsable y con conciencia histórica, es una de las favoritas de los millennials en ciernes.