Es una tragedia demasiado común. Usted sale y compra un lote de cebollas verdes perfectamente frescas y regordetas. Después de un largo recorrido de comestibles, sin pensarlo, arrojas las cebolletas en el cajón de las verduras, desnudas, desnudas. Sin protección, sin agua y sin esperanza. Unos días después, las cebollas verdes yacían de luto: marchitas, poco apetitosas, inútiles. Por desgracia, hay una forma mejor. Usted o sus cebollas verdes ya no deben soportar esta horrible pesadilla. En cambio, aquí hay una guía rápida sobre cómo almacenar cebollas verdes y por qué pronto se convertirán en su ingrediente favorito en la cocina.



Manteniéndolo fresco

Noah Hutchinson



Hay muchas opiniones sobre cómo mantener las cebollas verdes, también conocidas como cebolletas, más frescas. Envolver los extremos con una toalla de papel húmeda, hacerlos crecer o simplemente tirarlos en el cajón para verduras son solo algunas de las ideas de los cocineros caseros y los amantes de la comida de todo el país. Sin embargo, después de prueba y error, mi técnica favorita proviene de las mentes maestras culinarias de Cocineros ilustrados. Para mantener las cebolletas más frescas, el primer paso es guardarlas en la nevera. A diferencia de las cebollas normales, que se mantienen más frescas a temperatura ambiente, las cebollas verdes son más como verduras de hoja verde o hierbas en el sentido de que prosperan en atmósferas más frías.

Para comenzar, comience colocando las cebolletas en posición vertical en una taza u otro recipiente alto. Luego, cubra las raíces de la verdura con aproximadamente una a dos pulgadas de agua. Es importante no volverse loco e inundar las cebollas con demasiada agua, solo lo suficiente para cubrir las raíces será suficiente. El último paso es colocar sin apretar una bolsa de plástico sobre el artilugio y guardar en el refrigerador. Esta técnica aporta agua a las cebolletas para mantener las células hidratadas y regula mejor la humedad gracias a la bolsa de plástico.



#SpoonTip: Antes de colocar las cebolletas en la taza, retire la goma elástica del manojo y asegúrese de no envolverla alrededor de la bolsa de plástico para permitir que el aire circule y las verduras respiren.

Ahora, si sus cebollas verdes ya están marchitas o podrían necesitar algo de rejuvenecimiento, ¡no es demasiado tarde! Para que el vegetal vuelva a la vida, simplemente sumerja los extremos de la raíz en agua helada y, en una hora, las células habrán absorbido el agua necesaria para volver a inflarse a su estado original. Esta técnica también puede funcionar con la mayoría cualquier otro producto flojo o hierbas que necesitan algo de revitalización.

¿Por qué cebollas verdes?

Noah Hutchinson



En la escena culinaria estadounidense, la cebolla verde se usa a menudo como guarnición o como un toque verde final a un plato rico y elegante. El sabor suave pero aromático permite que la cebolleta sea muy versátil en sus usos. A partir de una alioli de cebolla verde chipotle , a un salsa de cebolla y yogur salteados , viene en muchas formas en muchos platos diferentes.

En culturas de todo el mundo, la cebolla verde se usa mucho más que una guarnición. En la cocina china, un Panqueque de cebolleta (Cōng yóubǐng), o en inglés conocido como panqueque de cebolleta , es una guarnición de tipo pan plano salado que es muy popular gracias a su precio económico y su fantástica amplitud de sabor. Un vuelo de 22 horas y 5,000 millas de distancia, la isla paradisíaca de Sicilia es el hogar de otro plato a base de cebolla verde: cebolletas envueltas en tocino , o conocido como cebolla con tocino en italiano. Esta comida casera italiana se sirve en las carnicerías de toda Sicilia. Su sabor simple pero delicioso habla maravillas de la cocina mediterránea.

Desde la mesa de la cocina hasta los platos de los amantes de la comida de todo el mundo, las cebollas verdes juegan un papel importante en el mundo culinario. Entonces, la próxima vez que alguien le pregunte cómo almacenar cebollas verdes, no hay razón para entrar en pánico. Mantenerlos frescos y en su mejor momento no solo beneficia su billetera y mantiene sus platos con un sabor delicioso, sino que también ayuda a unirse a la lucha para reducir el desperdicio de alimentos. Si bien un tallo de cebolletas no cambiará el mundo, mantener la frescura y la calidad de sus productos da paso a un plato más sabroso hoy y un futuro más brillante para el mundo de la comida mañana.