Chuck E. Cheese's, un lugar 'donde un niño puede ser un niño', también fue un lugar donde mis padres nunca me llevaron, y por una buena razón. Chuck E. Cheese's era un territorio desconocido, un lugar al que nunca había ido antes hasta la fiesta de cumpleaños de un amigo en la escuela secundaria.



¿Cuánto cuesta un batido grande en chick fil a?

Cuando era niño, ¿quién no quería ir a Chuck E. Cheese's? Tenía juegos, refrescos, pizza y, por supuesto, el famoso ratón gigante. Era prácticamente el mejor lugar del mundo para un niño en un restaurante. Siempre quise ir, sobre todo porque mis compañeros de la escuela primaria siempre hablaban de ir a Chuck E. Cheese's. Sin embargo, mis padres nunca me dejaron ir porque estaba 'lleno de gérmenes'.



Como transcurrieron mis años de escuela primaria sin ir a Chuck E. Cheese's, nunca entendí por qué no podía ir. Pero luego, recibí una invitación por correo que cambió todo.

La invitación

Un día, recibí un correo y, con mucha emoción, lo abrí y encontré una invitación para Chuck E. Cheese's. Rápidamente, respondí 'sí' en el RSVP y le envié la invitación a mi amigo. Finalmente iba a irrumpir en territorio inexplorado.



calorías 6 piezas de nuggets de pollo chick fil

Siempre había recordado pasar por el restaurante con mi madre y preguntarme: 'Mamá, ¿podemos entrar?'. y la respuesta era siempre la misma: 'No, cariño, no podemos'. Las cosas finalmente iban a cambiar.

La gran fiesta

Finalmente llegó el día de la fiesta de cumpleaños de mi amigo. Entré al restaurante y allí estaba el ratón grande y espeluznante del que mi mamá siempre había hablado. Traté de evitarlo tanto como pude, pero no quiso irse. Incluso tenía demasiado miedo de sacarme una foto con él.

Jugamos, bebimos muchos refrescos y comimos pizza y pastel. Para tu información, la pizza era tan mala como el interior. Sabía a cartón y era pura grasa, aunque escuché que desde entonces han trabajado para mejorar su menú.



Para empeorar las cosas, no quería tocar los juegos. ¿Quién sabe qué les había pasado? Intenté jugar en el gimnasio de la jungla, pero no pude soportar los gritos y los empujones de los niños.

buenos lugares para comer en Staten Island

No es el lugar más feliz de la tierra

Finalmente, llegó el momento de los regalos, ¡y luego el momento de irse! Nunca en mi vida había sido más feliz de dejar una fiesta de cumpleaños. Mi mamá vino a recogerme y me preguntó: '¿Cómo te fue?' Le respondí: “Mamá, tenías razón todo el tiempo. Por favor, nunca me lleves allí de nuevo.

Cuando era niño, pensé que me estaba perdiendo la diversión en Chuck E. Cheese's. Sin embargo, la única vez que fui, terminé en coma de azúcar y rápidamente entendí por qué mis padres nunca me dejaron ir. Es un lugar donde mis pesadillas se hicieron realidad.